Leandro N. Alem, Misiones | Frontera Jesuita| Por Sergio Prat Kricun | Hace más de medio siglo un grupo de colonos llegó a una región selvática al norte de actual Dpto. de Itapúa (Paraguay), Municipio de Natalio y encontró un paraíso de tierra fértil, rodeada de cascadas y majestuosos arroyos.

Con una visión y un compromiso sin igual por generar valor en forma sustentable, forjaron una comunidad de productores, que en pequeñas superficies implantaron diversos cultivos de renta como el tung y la yerba mate originaria del lugar; acompañado por la producción anual de maíz, mandioca, hortalizas y la cría de animales de granja (aves, porcinos y vacunos).

Con el correr de tiempo algunas propiedades fueron vendidas o arrendadas, con el objetivo de efectuar agricultura mecanizada de soja en primavera-verano y trigo otoño-invierno. Actividades continuadas que llevaron a los suelos a la pérdida de materia orgánica y nutrientes, asociado a un acelerado proceso erosivo.

En la actualidad, conscientes de la degradación ambiental, se creó en la última década la Reserva Deja Vú, una reserva productiva en la que se replicaron las mismas prácticas naturales de aquella época.

Se sumó el conocimiento de expertos para restablecer y conservar el suelo mediante prácticas orgánicas, agroecológicas y biodinámicas, reforestamos con especies nativas e integramos el cultivo de yerba mate, el bosque, los animales y las personas, para promover el equilibrio natural en la interrelación de todo el ecosistema.

También te puede interesar:

Sergio Prat Kricun

Sergio Prat Kricun

Ver todas las entradas

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sergio Prat Kricun

Sergio Prat Kricun